Acerca

Propósito y Visión

El Salmo 119:4 dice: “Tú encargaste que sean muy guardados tus mandamientos”. Pero, ¿cuáles son Sus mandamientos? La realidad es que, lejos de guardar Sus mandamientos, muchos cristianos han perdido totalmente el conocimiento de los mandamientos de Dios.

Hace unas décadas, la Biblia solía ser la fuente principal de la educación y el modelo de vida en el hogar cristiano, pero ahora, se ha convertido en un libro olvidado y empolvado en los estantes. Esto, se debe a que muchos han adoptado la visión del mundo que considera a la Palabra de Dios ofensiva y anticuada. Y por ello, no es casualidad que nuestras naciones, iglesias, matrimonios y jóvenes, estén desintegrándose, y se encuentren, literalmente, en una condición caótica.

De acuerdo a Deuteronomio 11, la promesa de Dios de bendición o maldición nos alcanza cada día y depende de si conocemos, enseñamos y diligentemente guardamos Sus mandamientos. Esta promesa de bendición o maldición será cumplida en nuestra vida independientemente de si la reconocemos o no. Nuestra ignorancia no invalida la promesa de Dios para nuestra vida. Por lo tanto, verdaderamente le conviene y urge al pueblo de Dios buscar fervientemente la restauración del tesoro eterno de Dios—Su Palabra. ¡Qué la conozcamos y nuevamente la guardemos con diligencia!

A través del profeta, Dios nos aconseja: “Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma” Jeremías 6:16. ¿Desea usted encontrar este reposo que Dios tiene para su alma? ¡Acepte la invitación de Dios de regresar a esta senda antigua y olvidada! ¡Permita que la Palabra de Dios nuevamente se convierta en la fuente de su educación, y el modelo para su vida, y entonces, ésta traerá nuevamente reposo para su vida y su hogar!

El concurso bíblico, lo retará a memorizar, meditar y obedecer la Palabra de Dios sin importar su edad. Además, si usted tiene hijos viviendo en su hogar, el Concurso Bíblico le dará la oportunidad para enseñar a sus hijos a amar y obedecer la Palabra de Dios.

El concurso bíblico en Ministerios Hebrón

El Concurso Bíblico se ha convertido en una de las bendiciones más grandes en nuestras iglesias en Ministerios Hebrón. Inició en el año 2010, con la memorización de Malaquías y unos capítulos de Mateo, continuó con la memorización del libro de Juan en los años 2011-2012, luego con la carta a los Hebreos en el año 2013, después con la memorización de I y II de Tesalonicenses, y I y II de Timoteo en el 2014.

El Concurso Bíblico se ha convertido en una de las bendiciones más grandes en nuestras iglesias en Ministerios Hebrón. Inició en el año 2010, con la memorización de Malaquías y unos capítulos de Mateo, continuó con la memorización del libro de Juan en los años 2011-2012, luego con la carta a los Hebreos en el año 2013, después con la memorización de I y II de Tesalonicenses, y I y II de Timoteo en el 2014.

El Concurso Bíblico se ha convertido en una de las bendiciones más grandes en nuestras iglesias en Ministerios Hebrón. Inició en el año 2010, con la memorización de Malaquías y unos capítulos de Mateo, continuó con la memorización del libro de Juan en los años 2011-2012, luego con la carta a los Hebreos en el año 2013, después con la memorización de I y II de Tesalonicenses, y I y II de Timoteo en el 2014.

El Concurso Bíblico se ha convertido en una de las bendiciones más grandes en nuestras iglesias en Ministerios Hebrón. Inició en el año 2010, con la memorización de Malaquías y unos capítulos de Mateo, continuó con la memorización del libro de Juan en los años 2011-2012, luego con la carta a los Hebreos en el año 2013, después con la memorización de I y II de Tesalonicenses, y I y II de Timoteo en el 2014.